El Juego y la intervención precoz en TEA

Cuando hablamos del Espectro del Trastorno del Autismo (TEA) el mero hecho de identificarlo y tener un diagnóstico claro es ya un gran logro en sí mismo. Sin embargo para muchos padres la etapa siguiente es ¿y ahora qué hacemos? Dudas e interrogantes que asaltan a los padres sobre qué profesional contactar o el tipo de ayuda que debe darse al niño. La intervención precoz o atención temprana es esencial para tratar y reducir los déficits que puede presentar el niño. ¡Te explicamos!

La intervención precoz

La intervención precoz o atención temprana, se realiza entre el nacimiento y la edad de 6 años, cuando el cerebro del niño presenta la mayor plasticidad neuronal. Según el libro Blanco de la Atención Temprana, editado por el Real Patronato sobre Discapacidad el año 2000 los principales objetivos son:

– Reducir los síntomas y déficits liados al autismo
– Optimizar el desarrollo del niño
– Introducir ciertos mecanismos de compensación, adaptación según las necesidades específicas del niño.
– Orientar y atender las necesidades de la familia

La importancia del juego como herramienta terapéutica

En el autismo no existe una cura sin embargo podemos aplicar intervenciones psicoeducativas para mejorar los síntomas y ayuda en el día a día del niño. En este tipo de terapias el juego se erige como la herramienta más adecuada ya que permite que los niños desarrollen habilidades importantes que usarán el resto de sus vidas.

El juego es un fenómeno complejo que aparece de forma natural en la mayoría de niños. En atención precoz el juego es el medio de aprendizaje y por lo tanto se convierte en una herramienta
terapéutica de estimulación para el desarrollo cognitivo, el lenguaje, social y emocional.

A través del juego los niños con TEA pueden trabajar sus dificultades en las habilidades sociales o de comunicación. Para ello, lo ideal son los juegos en solitario, con unas reglas rígidas, poco funcionales o repetitivos, con poco juego simbólico.

Consejos para aprender y participar socialmente a través del juego:

– Identifica los gustos e intereses del niño para interaccionar con él.
– Elegir juego según sus necesidades y no según su edad.
– Incluir en la medida de lo posible a los hermanos o familiares cercanos
– Si es necesario, anticipar visualmente o con pictogramas
– Explicarle el cuento en vez de leerlo.
– Desarrollar juegos en lo que la atención del niño vaya hacia una persona y no un objeto.

Leave a Comment