Fisioterapia Respiratoria

Fisioterapia Respiratoria

Fisioterapia AlgecirasLa fisioterapia respiratoria  es una especialidad de la fisioterapia dedicada a la prevención, tratamiento y estabilización de las disfunciones o alteraciones respiratorias, cuyo objetivo general es mejorar la ventilación regional pulmonar, el intercambio de gases, la función de los músculos respiratorios, la disnea, la tolerancia al ejercicio y la calidad de vida relacionada con la salud.

Está constituida por una serie de técnicas y procedimientos especializados de valoración diagnostica funcional del sistema respiratorio y por técnicas de intervención terapéutica de desobstrucción de las vías aéreas, de reeducación respiratoria y de re-adaptación al esfuerzo.

¿Cuáles son los objetivos de la fisioterapia respiratoria?

Tras una valoración del paciente, sobre el diagnóstico médico, el fisioterapeuta, realiza un diagnóstico de tipo funcional sobre el cual establece unos objetivos terapéuticos y a continuación diseña un plan específico de terapéutica física para el enfermo.

Objetivos:
  • Desobstrucción bronquialmediante sencillas técnicas manuales para la eliminación de los excesos de secreciones (bien por ondas de choque, gravedad o por variaciones del flujo aéreo) en las enfermedades respiratorias y neuromusculares.
  • Plan de kinesioterapia respiratoria, para la prevención y corrección de alteraciones óseas y musculares y la obstrucción bronquial; favorecer la expansión del tejido pulmonar colapsado (atelectasias, o colapso del alvéolo pulmonar); favorecer el modelo de respiración normal. Para todo ello se realizan diversas técnicas manuales o instrumentales sencillas.

Reeducación al esfuerzo. Una vez que el enfermo interioriza los parámetros ventilatorios normales, y tiene despejada su vía aérea de secreciones nocivas, se le instruye y adiestra en un protocolo de ejercicios terapéuticos específicos para volver a reeducarlo al esfuerzo, esto es, para que pueda realizar las actividades de su vida diaria y otras demandas externas cursando con la menor fatiga y esfuerzo.

Fisioterapia Respiratoria Infantil

A través de la fisioterapia respiratoria en la población infantil pretendemos prevenir, curar y estabilizar las enfermedades respiratorias del paciente infantil. El objetivo principal de la fisioterapia respiratoria en pediatría es ayudar a los niños a expulsar el exceso de moco que aparece en las vías respiratorias ya que ellos, por sí solos, no son capaces de hacerlo. De esta forma podemos prevenir los  daños estructurales que se causarían en el aparato respiratorio del niño si se instaurasen las infecciones broncopulmonares.

¿En qué casos está indicada la fisioterapia respiratoria en niños?

Aunque puede estar indicado en más casos, estas son las causas más frecuentes:

  • Asma.
  • Bronquitis.
  • Bronquiolitis.
  • Prematuridad.
  • Fibrosis quística.
  • Neumonía.
  • Parálisis Cerebral Infantil.
  • Enfermedades neuromusculares.
  • Hipersecreción bronquial.
  • Atelectasias.
  • Deformidad en tórax o columna.
  • Infección en vías aéreas altas.

Fisioterapia Respiratoria en Adultos

El objetivo principal de la fisioterapia respiratoria en el paciente adulto, es mejorar la calidad de vida, evitando complicaciones derivadas de la acumulación de secreciones en las vías respiratorias.

¿Cuáles son los beneficios de la fisioterapia respiratoria en adultos?
  • Reduce el riesgo de infecciones pulmonares al facilitar la expulsión de las secreciones, evitando su acumulación y posterior infección.
  • Se aumenta la capacidad respiratoria.
  • Evita ingresos hospitalarios.
  • Los tratamientos médicos inhalados aumentan su eficacia.
  • Mejora la ventilación pulmonar.
  • Fortalece la musculatura implicada en la respiración y mejora la elasticidad del tórax.
  • Se disminuye la sensación de falta de aire y fatiga al realizar un esfuerzo.
  • Mejora los niveles de oxígeno en sangre.
¿En qué casos está indicada la fisioterapia respiratoria en adultos?
  • Asma
  • Bronquitis crónica
  • Enfisema pulmonar
  • Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC)
  • Neumonía
  • Daño cerebral adquirido (ictus, traumatismos craneoencefálicos, anoxia cerebral, etc.)
  • Enfermedades neurodegenerativas (Esclerosis Lateral Amiatrófica, Esclerosis Múltiple, distrofia muscular, etc.)
  • Fibrosis quística
  • Atelactasias