Integración Sensorial

¿Qué es la Integración Sensorial?

La integración sensorial es la capacidad que tiene nuestro cerebro para recibir una información sensorial y procesarla para que podamos hacer todo lo que podemos hacer en nuestra vida cotidiana.

Fue la estadounidense Jean Ayres (Terapeuta Ocupacional y Neurocientífica), quien creó y desarrolló la Teoría de la  Integración Sensorial y en los años 60 comienza a publicar estudios que relacionan los problemas de aprendizaje con un procesamiento sensorial atípico. Desarrolló una teoría sobre lo que sucede cuando la integración sensorial no se desarrolla bien, así como una forma de evaluar estas dificultades y una forma de tratarlas. Realizó un gran número de investigaciones y trató a muchos niños con dificultades de integración sensorial. Desde entonces, un gran número de discípulos suyos han continuado el trabajo que ella empezó.

Teoría de la Integración Sensorial

Para la mayoría de nosotros, el desarrollo de la integración sensorial se produce e nuestra infancia, como parte de nuestro desarrollo normal y a través de las cosas que hacemos como rodar, gatear, caminar y jugar; para otros, la integración sensorial está menos desarrollada.

Los 8 sentidos de la Integración Sensorial

En Integración Sensorial nos importan los 8 sentidos:

Los 5 sentidos que ya conocemos:

Y los otros 3 son los siguientes:

Propiocepción

Nuestros músculos y articulaciones tienen pequeños receptores sensoriales que le dicen a nuestro cerebro dónde están las partes de nuestro cuerpo. Cuando nos ponemos una cuchara en la boca, no necesitamos mirarla para ver dónde está o buscarla para saber dónde colocar la cuchara; sabes dónde está tu mano en relación con tu boca. Son en gran parte sus receptores propioceptivos que le proporcionan esta información.

Nuestro cerebro utiliza esta información para planificar movimientos, de modo que pueda coordinar su cuerpo.

Vestibular

En nuestro oído interno tenemos pequeños canales llenos de líquido, el fluido en estos canales se mueve cada vez que movemos la cabeza. Los receptores en estos canales toman la dirección del movimiento y envían esta información a nuestro cerebro. Así que sabemos si nos estamos moviendo hacia adelante, hacia atrás, de lado a lado, inclinando nuestra cabeza, girando o moviéndonos hacia arriba y hacia abajo. Nuestro cerebro utiliza esta información para planificar movimientos y ayudarnos a mantener nuestro equilibrio.

Interocepción

La interocepción es la forma en que nuestro cuerpo le dice a nuestro cerebro lo que está sucediendo dentro de nuestro cuerpo, cuando tenemos hambre o nos sentimos llenos, cuando nuestro corazón está latiendo rápido o cuando tenemos esa sensación de mariposas en el estómago.

Jean Ayres estaba particularmente interesado en la interacción y el desarrollo de la vestibular, la propiocepción, el tacto, la visión y la audición. Ella consideraba que esto era importante para apoyar nuestra capacidad de usar nuestro cuerpo, concentrarnos, desarrollar la autoestima y la confianza, así como tener dominio propio y habilidades académicas.

Dificultades de Integración Sensorial

Estos son los tipos de desorden de procesamiento sensorial:

Problemas funcionales vestibular-bilaterales

Estos problemas son el resultado de problemas con nuestro sentido vestibular y pueden dar lugar a un equilibrio deficiente y dificultades para coordinar dos lados del cuerpo. Los problemas de equilibrio y coordinación podrían ser el resultado de una variedad de problemas diferentes y un profesional de Integración Sensorial podrá identificar si las dificultades son el resultado de problemas con el sistema vestibular.

Problemas de praxis

La praxis es cómo nuestro cerebro planea y realiza movimientos que no hemos hecho antes. Para los niños, esto podría ser aprender a saltar, para los adultos, puede ser aprender a manejar o usar palillos. Es posible que haya escuchado términos como dispraxia o problemas de planificación motriz; esto es lo que queremos decir cuando decimos problemas de praxis. No todos los problemas con la praxis son el resultado de la integración sensorial. Jean Ayres identificó dos tipos de dificultades de praxis asociadas con problemas sensoriales subyacentes.

Discriminación sensorial y problemas perceptivos

Esto es cuando el cerebro tiene dificultades para dar sentido a la información sensorial que recibe. La persona entonces lucha por interpretar diferencias sutiles. Por ejemplo, poder sentir dos puntos de contacto diferentes que están muy cerca. El cerebro también tiene dificultades para dar significado a la información que está recibiendo. Si estos problemas son con la propiocepción o el contacto físico, una persona puede parecer torpe o usar demasiada o poca fuerza al hacer las cosas. Las personas con problemas de percepción visual pueden tener dificultades para encontrar objetos en entornos desordenados o para encontrar una palabra en una página. Un profesional capacitado en Integración Sensorial puede identificar estos problemas utilizando una herramienta de evaluación estandarizada.

Problemas de modulación sensorial

Los problemas con la modulación sensorial ocurren cuando nuestro cerebro responde en exceso o responde a información sensorial. Por ejemplo, si una persona mayor responde al tacto, puede estar muy consciente de la etiqueta en la parte posterior de su ropa. Si alguien no responde al toque, es posible que no note que alguien le toca en el hombro.

Todos podríamos decir que tenemos experiencias similares, pero para algunas personas el grado en el que su cerebro responde en exceso o en exceso afecta su capacidad para hacer las cosas que necesitan hacer en la vida cotidiana. Como resultado, podrían ponerse angustiados o perderse cosas que podrían mantenerlos seguros. Los problemas con la modulación pueden hacer que la persona se vuelva ansiosa, temerosa, enfadada y frustrada.

Las personas a menudo compensan los problemas de modulación. Algunas estrategias que pueden usar pueden ser quitarse la ropa, no lavarse, batir las manos, no tocar o retirarse del contacto social. Eso no quiere decir que estos comportamientos signifiquen que la persona tiene un problema con la modulación sensorial, estos comportamientos podrían ser el resultado de una serie de otras cosas, pero la modulación sensorial es una cosa en qué pensar y un terapeuta capacitado en integración sensorial podría valorarlo.

Se ha encontrado que las personas pueden ser más sensibles o menos sensibles en todos los sentidos, pueden ser más sensibles en un sentido y menos sensibles en otro. Para algunas personas, pueden ser más receptivos y menos receptivos en el mismo sentido. La capacidad de respuesta puede depender de una situación, por ejemplo, una situación estresante puede hacernos más y, a veces, menos conscientes de la sensación.

Síntomas del Desorden de Procesamiento Sensorial

Algunos síntomas o conductas en los niños nos pueden indicar un problema de Integración Sensorial, normalmente los síntomas van a depender de si existe una hipersensibilidad o hiposensibilidad:

  • Hipersensibilidad a luces brillantes.
  • Hipersensibilidad a algunos tejidos y etiquetas de la ropa
  • Hipersensibilidad auditiva. Presentan dificultad para filtrar la información auditiva por sobrecarga sensorial, solo pueden enfocarse hacia un estímulo auditivo.
  • Hipersensibilidad al contacto físico, rechazándolo.
  • Hipersensibilidad vestibular: se marea en algunos medios de transporte, no le gusta estar boca abajo, rechaza los movimientos brucos, los columpios, etc.
  • Hipersensibilidad orofacial: problemas metabólicos, retención de heces, alergias (asociado a TEA), dificultad para tolerar ciertas texturas, sabores y alimentos, dificultad para masticar y para diferenciar la sensación de hambre y saciedad.
  • Baja sensibilidad al dolor.
  • Pobre autoestima.
  • Torpeza, poca coordinación y habilidad para manejar objetos. Se caen con frecuencia, tienen poco equilibrio, sus movimientos son lentos, evitan hacer deportes, se fatigan con facilidad, dificultad en motricidad fina (les cuesta coger el lápiz).
  • Propensión a estar distraído por una alta sensibilidad a los estímulos cuya información no pueden procesar bien. A pesar de tener una inteligencia normal, e incluso alta, el rendimiento académico es bajo y también puede haber un retraso en el lenguaje.
  • Hiposensibilidad táctil, necesitando tener la ropa apretada o contacto físico exagerado, suele apretar a otras personas, empujarlas
  • Hiposensibilidad vestibular: Busca movimiento intenso continuamente. Le gusta chocar o caer al suelo “a propósito”. Dificultad en las funciones motrices orales. Dificultad para permanecer quieto. Le gusta dar vueltas, girar, parece que nunca se marea. Pierde el equilibrio con facilidad. Excitado.