La Terapia Ocupacional en TEA

Una persona que tiene trastorno del espectro autista (TEA) a menudo tiene problemas para comunicarse e interactuar con otras personas; Sus intereses, actividades y habilidades de juego pueden ser limitados. La terapia ocupacional puede ayudar a las personas con autismo a desarrollar estas habilidades en casa como en el colegio.

¿Cuál es el papel de la terapia ocupacional (OT) en el tratamiento del trastorno del espectro autista?

El Terapeuta Ocupacional conoce los efectos sociales, emocionales y fisiológicos que provocan  algunas enfermedades y lesiones. Por lo tanto, esto le permite ayudar a promover habilidades para la vida independiente en personas con autismo y otros trastornos del desarrollo.

El terapeuta Ocupacional trabaja como parte de un equipo que incluye a padres, maestros y otros profesionales. Ayuda a establecer objetivos específicos para la persona con autismo y estos objetivos a menudo implican interacción social, comportamiento y rendimiento en el aula.

El Terapeuta Ocupacional puede ayudar de dos maneras principales: evaluación y terapia.

¿Cómo evalúa el terapeuta ocupacional a un niño con TEA?

El terapeuta observa a los niños para ver si pueden hacer las tareas que se espera que hagan a su edad: vestirse o jugar un juego, por ejemplo. A veces, el terapeuta le hará grabar al niño en video durante el día o visitará el centro escolar para ver cómo interactúa con su entorno para que pueda evaluar mejor el tipo de terapia que necesita.

El terapeuta podría notar cualquiera de los siguientes signos o conductas:

  • Lapso de atención y resistencia
  • Cambio a nuevas actividades.
  • Habilidades de juego
  • Necesidad de espacio personal.
  • Respuestas al tacto u otros tipos de estímulos.
  • Habilidades motoras como la postura, el equilibrio o la manipulación de objetos pequeños.
  • Agresión u otros tipos de comportamientos.
  • Interacciones entre el niño y los cuidadores.

¿Cómo ayuda la terapia ocupacional a una persona con trastorno del espectro autista?

Una vez que un terapeuta ocupacional ha recopilado información,  puede desarrollar un programa para su hijo. No existe un único programa de tratamiento ideal. Pero se ha demostrado que la atención temprana, estructurada e individualizada funciona mejor.

La terapia ocupacional puede combinar una variedad de estrategias. Esto puede ayudar a su hijo a responder mejor a su entorno.

Estas estrategias de OT incluyen:

  • Actividades físicas, como ensartar cuentas o hacer rompecabezas, para ayudar al niño a desarrollar la coordinación y la conciencia corporal.
  • Jugar realizando actividades para ayudar con la interacción y la comunicación.
  • Actividades de desarrollo, como cepillarse los dientes y peinarse.
  • Estrategias adaptativas, incluyendo hacer frente a los cambios.

El objetivo general de la terapia ocupacional es ayudar a la persona con autismo a mejorar su calidad de vida en el hogar y en la escuela. El terapeuta ayuda a introducir, mantener y mejorar las habilidades para que las personas con autismo puedan ser tan independientes como sea posible.

Estas son algunas de las habilidades que la terapia ocupacional puede fomentar:

  • Habilidades para la vida diaria, como entrenamiento para ir al baño, vestirse y otras habilidades de aseo.
  • Habilidades de motricidad fina requeridas para sostener objetos mientras se escribe a mano o se corta con tijeras.
  • Habilidades motoras gruesas utilizadas para caminar, subir escaleras o andar en bicicleta.
  • Sentarse, habilidades de percepción, como por ejemplo decir las diferencias entre colores, formas y tamaños.
  • Conciencia de su cuerpo y su relación con los demás.
  • Habilidades visuales para leer y escribir.
  • Juego, afrontamiento, autoayuda, resolución de problemas, comunicación y habilidades sociales.

Al trabajar en estas habilidades durante la terapia ocupacional, un niño con autismo puede:

  • Desarrollar relaciones entre compañeros y adultos
  • Aprende a centrarte en las tareas.
  • Aprende a retrasar la gratificación.
  • Expresar sentimientos de manera más apropiada.
  • Participar en el juego con sus compañeros
  • Aprender a autorregularse.
TEA