Los Dafos y el verano

En agosto en España es fácil llegar a los 40º en muchas partes de nuestra geografía.

Aunque estemos de vacaciones y haga calor, no debemos dejar de utilizar las ortesis.

Los pies de los niños crecen mucho en verano (no sé si está científicamente demostrado, pero esa es mi impresión de madre ;). Si pasamos semanas sin usar las ortesis es fácil que en septiembre aparezcan roces e intolerancia al aparato, porque los pies han crecido o ha aumentado la deformidad.

Es recomendable que el niño siga utilizando las ortesis, aunque por supuesto podemos flexibilizar el tiempo de uso, dejarle sin Dafos para los ratos de playa o piscina y aprovechar las primeras y últimas horas del día cuando el calor no aprieta tanto.

¿Se pueden usar las ortesis Dafo en el agua?

Llevo años diciendo a los familiares que las ortesis Dafo no se deben meter en el agua. Sin embargo, recientemente en Cascade, creadores del Dafo original, han compartido un artículo donde hablan de todo lo contrario.

Sí que se pueden utilizar en la playa o en la piscina, simplemente hay tener el cuidado después de lavarlos con agua dulce y dejarlos secar al aire o con un trapo.

También es importante que el niño tenga oportunidad de recibir estímulos sensoriales y propioceptivos en los pies, por eso debemos dejar que descansen de los Dafos durante las horas de más calor del día y permitir que los dedos se muevan libremente.

Con el uso normal ya se deterioran las ortesis (se estropean los velcros o a veces se despega algún acolchado), pienso que con el uso continuado en el agua se acusará más el desgaste en los Dafos. Por tanto, recomiendo moderación en este sentido.

¿Qué hacer cuando los pies sudan mucho al llevar Dafos?

Los Dafos están fabricados en plástico y por definición son envolventes. Esto es del todo incompatible con la transpiración.

Estas ortesis deben llevarse siempre con calcetines.

Existen algunos calcetines que absorben mejor la humedad, con fibras Coolmax por ejemplo.

Una idea puede ser  cortar  algún par de calcetines viejos por la  zona de la punta  y dejar los dedos libres, por ejemplo para usar con sandalias.

Otra solución que puede aliviar un poco el exceso de sudoración, es el  uso de polvos desodorantes para pies.

Y a la hora de fabricar los Dafos, podemos pedir que realicen  agujeros extra  para que el plástico transpire un poco mejor.

¿Es recomendable llevar los Dafos con sandalias?

Se pueden utilizar sandalias o cualquier zapato veraniego como zapatillas de lona, siempre teniendo en cuenta que el calzado tenga cierta contención del talón para evitar que el aparato se mueva demasiado.

Las suelas deben ser flexibles. Una sandalia con mucho espacio abierto para el flujo de aire pero con cierres de velcro ajustables sería una buena opción.
Sabes que existe calzado diseñado especialmente para estas ortesis, pero en la mayoría de los casos podemos aprovechar un calzado deportivo normal.

 

Si comprobamos que el calzado tiene capacidad, pero no llegan a cerrar los velcros, una solución sencilla es alargar los velcros de cierre como se aprecia en la fotografía.


También este tipo de zapatillas que son de rejilla textil (como las de color morado en la imagen) son interesantes porque tienen bastante capacidad en la punta.

¡Cuidado con el perro y los Dafos!

No sé qué tienen estas ortesis de plástico, que les encantan a los perros.

Bueno, realmente para ellos es un juguete, igual que un balón o una botella de plástico.

Me he encontrado más de una vez a clientes que vienen a la ortopedia con mucho apuro, porque el perrito se lo ha estado pasando bomba masticando el Dafo del niño.

Cuidado porque el plástico si se rompe no tiene reparación, si el daño es muy grande, habría que fabricar nueva ortesis.

No dejes los Dafos al alcance de los animales.

Nunca acercar los Dafos a fuentes de calor

Ni se te ocurra meterlos en la secadora. Están hechos de termoplástico fino y ¡podrían derretirse como Olaf junto al fuego!

No creo que a nadie se lo ocurra asar los Dafos en la parrilla, pero sí que me he encontrado con “accidentes domésticos” del tipo:

“Iba a bañar a la niña, dejé los Dafos en el suelo sin querer justo al lado del calefactor… Después de un rato me dí cuenta y el plástico se estaba deformando”

Así que, nunca acerques los Dafos a fuentes de calor.

Todos estos consejos que hoy te he contado son de sentido común, pero no está de más recordarlos para sacar el mayor beneficio a las ortesis y evitarnos problemas de mantenimiento.

Fuente: Gloria Pomares

Leave a Comment

Visit Us On FacebookVisit Us On Instagram